Una calidad deficiente puede causar pérdidas de vida humana

Los sensores y las unidades de control electrónico se emplean cada vez más en la construcción de automóviles. Ya que los defectos en este ámbito pueden causar, en el peor de los casos, la pérdida de vidas humanas, esta electrónica tan sensible debe protegerse de forma permanente contra influencias térmicas, mecánicas y químicas nocivas. Aquí entran en juego los procesos de pegado, dosificación y encapsulado.

Miden la presión de los neumáticos y las revoluciones de las ruedas, comprueban la carga del eje y el ángulo de dirección y controlan el nivel de aceite, la temperatura del motor y el nivel del tanque: hoy día hay más de cien sensores integrados en un vehículo moderno, y la tendencia va a más. Junto con las unidades de control electrónico correspondientes, los sensores se ocupan, entre otras cosas, de que el automóvil permanezca en el ancho de la vía, suavizan el cambio de marcha en cajas de cambios automáticas y ayudan a reducir las emisiones. Es decir, proporcionan mayor seguridad, confort y eficiencia. Pero esto también significa que los sensores defectuosos (por ejemplo en el programa electrónico de estabilidad (ESP) o en el área del airbag) pueden provocar la pérdida de vidas humanas. Para que esto no ocurra, la electrónica o los contactos que se encuentran al descubierto en la carcasa y que contienen los sensores y las unidades de control electrónico deben estar protegidos de forma fiable y permanente contra influencias nocivas. Esto se logra con procesos de pegado, sellado y encapsulado con precisión de repetición así como con la elección adecuada de los materiales de encapsulado.

Selección de material: no hay un material perfecto para todas las aplicaciones

Los sensores y las unidades de control electrónico de los automóviles están sometidos a diversas influencias. Están integrados en el interior del vehículo, por ejemplo en el compartimento del motor, en el área de la transmisión o en lugares sensibles alrededor del eje de la rueda o del tanque, y deben combatir temperaturas altas, la suciedad, la humedad y vibraciones fuertes. Además, también puede ser que medios agresivos como el aceite, el combustible o el líquido de freno penetren en los adhesivos y en los materiales de sellado y encapsulado empleados, provocando así el hinchamiento o desprendimiento de los materiales. Esto muestra lo importante que es elegir el material meticulosamente, pues este siempre debe ajustarse a la aplicación.

No se puede decir de forma generalizada qué materiales son mejores para qué sensores, pues dependiendo de la posición, la geometría y el funcionamiento de los mismos pueden ser relevantes propiedades muy diferentes. Así, por ejemplo, los materiales de encapsulado para los sensores de aparcamiento no solo deben tener buenas propiedades mecánicas, sino también unas características acústicas excelentes para que la señal ultrasónica no sea adulterada durante la transmisión. Otros sensores deben resistir fuertes diferencias de presión como es el caso del sensor de temperatura y presión de aire en el múltiple de admisión (TMAP), ubicado en el múltiple de admisión y que mide tanto la presión como la temperatura del aire de aspiración. En cambio también hay sensores que deben tener una alta resistencia contra las sustancias químicas agresivas. Para finalmente garantizar un funcionamiento óptimo del aparato, es recomendable colaborar desde el principio de un proyecto con los fabricantes de sistemas y de material.

De esta forma, durante los ensayos de material y procesos, es posible verificar qué materiales cumplen los requisitos específicos, qué proceso de encapsulado ofrece los mejores y más rentables resultados y qué tiempos de ciclo se pueden llevar a cabo. Para este propósito Scheugenpflug dispone de un laboratorio de ensayos provisto de tecnología profesional. En este también se pueden probar de forma exhaustiva materiales de encapsulado y piezas nuevas antes de su introducción en el mercado o antes de su fabricación en serie.

Ejemplo de unidad

Ejemplo de unidad para la aplicación de cordones en continuo de silicona de 1C y adhesivos térmicos sobre suelos de disipadores de calor de unidades de control electrónico y la automatización eficiente de diferentes pasos de producción.

Encapsulado de sensores: la precisión es esencial a la hora de producir lotes grandes

La producción de grandes volúmenes de piezas aumenta constantemente y asimismo la fabricación en serie altamente automatizada. Por ello, durante el encapsulado de sensores automotrices, es muy importante poder garantizar resultados de encapsulado exactos y con precisión de repetición, también cuando la productividad sea alta.

  • La solución ideal para un encapsulado de sensores fiable la ofrecen los sistemas de dosificación múltiple por pistones de Scheugenpflug. Estos sistemas son muy precisos y, gracias a su principio de funcionamiento mecánico seguro, ofrecen además una relación de mezcla constante así como duraciones de servicio altas.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE P-X

Verguss- und Fertigungslinie

Las unidades de control electrónico de los automóviles deben contar con un sellado preciso y fiable para que la electrónica integrada en las carcasas esté protegida de forma duradera contra líquidos y sustancia químicas nocivas. A menudo se emplean para ello materiales de sellado con una función adhesiva adicional de forma que las piezas de la carcasa queden unidas permanentemente.

Garantizar resultados de encapsulado exactos

  • Para la dosificación de estos materiales se prestan sobre todo los sistemas de dosificación por bomba de engranajes Dos GP, concebidos especialmente para la aplicación de cordones en continuo.
  • Además del encapsulado de sensores y unidades de control electrónico, Scheugenpflug ofrece la integración de otros procesos de producción tales como los procesos de manipulación, la tecnología de unión o los procesos de control de calidad. Así obtendrá una línea de producción individual perfecta y acorde a las diferentes etapas de proceso precedentes y posteriores que necesite.

CONSEJO: Las diferentes influencias medioambientales que puedan tener recpercusión sobre el vehículo a menudo se refuerzan de forma recíproca. Así, por ejemplo, una temperatura elevada conlleva una absorción de aceite o combustible acelerada. Por ello deberían llevarse a cabo, en la medida de lo posible, ensayos de combinación de los materiales empleados.

CONTÁCTANOS AHORA!

Kontaktformular

Formulario de contacto

Carmen Braun

Sales expert

Teléfono: +49 9445 9564 0

Correo electrónico